Seguidores

Porque quiero más día a día

Y hoy es

sábado, 10 de julio de 2010

La basura, nuestra parte más social.



Me gustó mucho este cuento de Luis F. Veríssimo que narra una historia en la que el acercamiento entre dos personas se produce de un modo impensado y donde se muestra como en la basura que desechamos dejamos parte de nuestra vida y bien podríamos agregar : "Dime qué basura tiras y te diré quien eres". Lo copié en portugués y en español, disfruten de él y cuidado con lo que vocês botam ao lixo!.

 Lixo
de Luis Fernando Veríssimo
Encontram-se na área de serviço. Cada um com seu pacote de lixo. É a primeira vez que se falam.
- Bom dia...
- Bom dia.
- A senhora é do 610.
- E o senhor do 612
- É.
- Eu ainda não lhe conhecia pessoalmente...
- Pois é...
- Desculpe a minha indiscrição, mas tenho visto o seu lixo...
- O meu quê?
- O seu lixo.
- Ah...
- Reparei que nunca é muito. Sua família deve ser pequena...
- Na verdade sou só eu.
- Mmmm. Notei também que o senhor usa muito comida em lata.
- É que eu tenho que fazer minha própria comida. E como não sei cozinhar...
- Entendo.
- A senhora também...
- Me chame de você.
- Você também perdoe a minha indiscrição, mas tenho visto alguns restos de comida em seu lixo. Champignons, coisas assim...
- É que eu gosto muito de cozinhar. Fazer pratos diferentes. Mas, como moro sozinha, às vezes sobra...
- A senhora... Você não tem família?
- Tenho, mas não aqui.
- No Espírito Santo.
- Como é que você sabe?
- Vejo uns envelopes no seu lixo. Do Espírito Santo.
- É. Mamãe escreve todas as semanas.
- Ela é professora?
- Isso é incrível! Como foi que você adivinhou?
- Pela letra no envelope. Achei que era letra de professora.
- O senhor não recebe muitas cartas. A julgar pelo seu lixo.
- Pois é...
- No outro dia tinha um envelope de telegrama amassado.
- É.
- Más notícias?
- Meu pai. Morreu.
- Sinto muito.
- Ele já estava bem velhinho. Lá no Sul. Há tempos não nos víamos.
- Foi por isso que você recomeçou a fumar?
- Como é que você sabe?
- De um dia para o outro começaram a aparecer carteiras de cigarro amassadas no seu lixo.
- É verdade. Mas consegui parar outra vez.
- Eu, graças a Deus, nunca fumei.
- Eu sei. Mas tenho visto uns vidrinhos de comprimido no seu lixo...
- Tranqüilizantes. Foi uma fase. Já passou.
- Você brigou com o namorado, certo?
- Isso você também descobriu no lixo?
- Primeiro o buquê de flores, com o cartãozinho, jogado fora. Depois, muito lenço de papel.
- É, chorei bastante, mas já passou.
- Mas hoje ainda tem uns lencinhos...
- É que eu estou com um pouco de coriza.
- Ah.
- Vejo muita revista de palavras cruzadas no seu lixo.
- É. Sim. Bem. Eu fico muito em casa. Não saio muito. Sabe como é.
- Namorada?
- Não.
- Mas há uns dias tinha uma fotografia de mulher no seu lixo. Até bonitinha.
- Eu estava limpando umas gavetas. Coisa antiga.
- Você não rasgou a fotografia. Isso significa que, no fundo, você quer que ela volte.
- Você já está analisando o meu lixo!
- Não posso negar que o seu lixo me interessou.
- Engraçado. Quando examinei o seu lixo, decidi que gostaria de conhecê-la. Acho que foi a poesia.
- Não! Você viu meus poemas?
- Vi e gostei muito.
- Mas são muito ruins!
- Se você achasse eles ruins mesmo, teria rasgado. Eles só estavam dobrados.
- Se eu soubesse que você ia ler...
- Só não fiquei com eles porque, afinal, estaria roubando. Se bem que, não sei: o lixo da pessoa ainda é propriedade dela?
- Acho que não. Lixo é domínio público.
- Você tem razão. Através do lixo, o particular se torna público. O que sobra da nossa vida privada se integra com a sobra dos outros. O lixo é comunitário. É a nossa parte mais social. Será isso?
- Bom, aí você já está indo fundo demais no lixo. Acho que...
- Ontem, no seu lixo...
- O quê?
- Me enganei, ou eram cascas de camarão?
- Acertou. Comprei uns camarões graúdos e descasquei.
- Eu adoro camarão.
- Descasquei, mas ainda não comi. Quem sabe a gente pode...
- Jantar juntos?
- É.
- Não quero dar trabalho.
- Trabalho nenhum.
- Vai sujar a sua cozinha?
- Nada. Num instante se limpa tudo e põe os restos fora.
- No seu lixo ou no meu?






Basura
de Luis Fernando Veríssimo


Se encuentran en el área de servicio. Cada uno con su bolsa de basura. Es la primera vez que se hablan.
- Buenos días...
- Buenos días.
- La señora es del 610
- Y, el señor del 612
- Sí.
- Yo aún no lo conocía personalmente...
- De hecho...
- Disculpe mi atrevimiento, pero he visto su basura...
- ¿Mi qué?
- Su basura.
- Ah...
- Me he dado cuenta que nunca es mucha. Su familia debe ser pequeña...
- En realidad sólo soy yo.
- Mmmmmm. Me di cuenta también que usted usa mucha comida enlatada.
- Es que yo tengo que hacer mi propia comida. Y como no sé cocinar.
- Entiendo.
- Y usted también...
- Puede tutearme.
- También perdone mi atrevimiento, pero he visto algunos restos de comida en su basura. Champiñones, cosas así...
- Es que me gusta mucho cocinar. Hacer platos diferentes. Pero como vivo sola, a veces sobra...
- Usted... ¿Tú no tienes familia?
- Tengo, pero no son de aquí.
- Son de Espírito Santo.
- ¿Cómo lo sabe?
- Veo unos sobres en su basura. De Espírito Santo.
- Claro. Mi madre me escribe todas las semanas.
- ¿Ella es profesora?
- ¡Esto es increíble! ¿Cómo adivinó?
- Por la letra del sobre. Pensé que era letra de profesora.
- Usted no recibe muchas cartas. A juzgar por su basura.
- Así es.
- Pero, el otro día tenía un sobre de telegrama arrugado.
- Así fue.
- ¿Malas noticias?
- Mi padre. Murió.
- Lo siento mucho.
- Él ya estaba viejito. Allá en el Sur. Hacía mucho tiempo que no nos veíamos.
- ¿Fue por eso que volviste a fumar?
- ¿Cómo es que sabes?
- De un día para otro comenzaron a aparecer paquetes de cigarrillos arrugados en su basura.
- Es cierto. Pero conseguí dejarlo de nuevo.
- Yo, gracias a Dios, nunca fumé.
- Ya lo sé. Pero he visto unos vidriecitos de pastillas en su basura...
- Tranquilizantes. Fue una fase. Ya pasó.
- ¿Peleaste con tu pololo, no es verdad?
- ¿Eso, también lo descubriste en la basura?
- Primero el buqué de flores, con la tarjetita, tirado en la basura. Después, muchos pañuelitos de papel.
- Es que lloré mucho, pero ya pasó.
- Pero incluso hoy vi unos pañuelitos...
- Es que estoy un poquito resfriada.
- Ah.
- Veo muchos crucigramas en tu basura.
- Claro. Sí. Bien. Me quedo solo en casa. No salgo mucho. Tú me entiendes.
- ¿Polola?
- No.
- Pero hace unos días tenías una fotografía de una mujer en tu basura. Parecía bonita.
- Estuve limpiando unos cajones. Cosa del pasado.
- No rasgaste la foto. Eso significa que, en el fondo, tú quieres que ella vuelva.
- ¡Tú estás analizando mi basura!
- No puedo negar que tu basura me interesó.
- Qué divertido. Cuando escudriñé tu basura, decidí que quería conocerte. Creo que fue la poesía.
- ¡No! ¿Viste mis poemas?
- Vi y me gustaron mucho.
- Pero, ¡si son tan malos!
- Si tú creías que eran realmente malos, los habrías rasgado. Y sólo estaban doblados.
- Si yo supiera que los ibas a leer...
- Sólo no los guardé porque, al final, los estaría robando. Si bien que, no sé: ¿la basura de la persona aún es propiedad de ella?
- Creo que no. Basura es de dominio público.
- Tienes razón. A través de la basura, lo particular se vuelve público. Lo que sobra de nuestra vida privada se integra con las sobras de los demás. La basura es comunitaria. Es nuestra parte más social. ¿Esto será así?
- Bueno, ahí estás yendo harto lejos con la basura. Creo que...
- Ayer, en tu basura...
- ¿Qué?
- ¿Me equivoqué o eran cáscaras de camarón?
- Acertaste. Compré unos camarones enormes y los descasqué.
- ¡Me encantan los camarones!
- Los descasqué, pero aún no los comí. Quien sabe, tal vez podamos...
- ¿Cenar juntos?
- Por qué no.
- No quiero darte trabajo.
- No es ningún trabajo.
- Pero vas a ensuciar tu cocina.
- Tonterías. En un instante limpio todo y pongo los restos en la basura.
- ¿En tu basura o en la mía?



Basura, título original "Lixo", cuento de Luis Fernando Veríssimo, incluido en su libro de crónicas y cuentos O Analista de Bagé 



Luis Fernando Veríssimo, hijo del escritor Érico Veríssimo, nació en 1936, en Rio Grande do Sul. Escritor y periodista, es considerado uno de los creadores más originales del circuito literario brasileño, gracias a su humor e ironía que constituyen su marca registrada. Colabora regularmente con los diarios O Estado de São Paulo, Folha de São Paulo, Jornal do Brasil y O Globo, así como en revistas y televisión.
Una de sus obras más reconocida por el público fue O Analista de Bagé, colección de crónicas de corte citadino. Así como también las obras Comédias da Vida Privada, llevadas después a la televisión; Comédias da Vida Pública y Gula - O Clube dos Anjos, título que formó parte de la colección latinoamericana Plenos Pecados.

49 comentarios:

Negrevernis (Montse) dijo...

De hecho, cuando yo estudiaba Arqueología, se nos decía con frecuencia que no había nada como encontrar un basurero para conocer a la gente que habitaba el lugar...

Un saludo.

Manuela Araújo dijo...

Olá Cris

Muito interessante esse texto, pelo lixo se descobre muita coisa duma pessoa, e bem mais até do que o texto refere...

Também pelo lixo se vê se uma pessoa tem cuidados mínimos com o ambiente, como reciclar, e se têm hábitos excessivamente consumistas...

Neste caso, vasculhar o lixo dos outros acabou bem :)

Um abraço e bom fim de semana

Tuqui dijo...

Muy bueno, es cierto lo de la basura, recordé algo que ocurrió en uno de mis viajes. Alguien dejaba su basura donde no correspondía y el contenido de la bolsa que tiraba lo delató con solo abrirla y mirar en su interior.
Ahora, en el cuento eran muy chusmas los protagonistas...
Besitos

mariajesusparadela dijo...

A mi no podrían analizarme mucho: papel, carton, etc, lo quemo en la chimenea; restos orgánicos se los doy a los perros o los caballos; vidrio en el contenedor especial de vidrio. Solamente tiro plásticos y envases de lata...Supongo que solamente se deduce que amo la naturaleza.

Em@ dijo...

Gostei deste post sobre o Luís Fernando Veríssimo que amo de paixão!
Saludos

iracema forte caingang dijo...

Muito bom seu texto! incrível a História tudo de bom mil beijos

Pluma Roja dijo...

Paso a saludarte y desearte una feliz semana.

Saludos cordiales,

RGAlmazán dijo...

Es una forma intereseante de conocer al otro. Somos una sociedad que dejamos demasiado rastro, que tiramos demasiadas cosas. Podríamos decir: Por la basura le conoceré.

Salud y República

Laura García dijo...

Hola cris!
oye muchas gracias por hacerte seguidora de mi blog, el tuyo esta muy bien, me gusta,yo tambien me hago seguidora del tuyo,ahh se me olvidaba, tengo otro blog al cual me gustaria,que si no es molestia para ti, le echaras un vistacito,trata de los animales indefensos, si te gustan los animales vamos!!! me dijeron en las protectoras,que cuantos smas comentarios dejarais la gente,mas atraeria, bueno muchisimas gracias si te pasas por alli!!besos.
http://ladefensadelindefenso.blogspot.com/

patricia dijo...

MA-GIS-TRAL!!!!
qué bueno!
un beso grande, feliz semana querida amiga!

Cris dijo...

Montse, es verdad, parece mentira todo lo que se puede saber de los dueños de la basura,y no hay que ser Sherlock Holmes!
Cariños

Luisa dijo...

Muito engraçado, o que se descobre através do lixo!

Beijinho e bom domingo

Luisa dijo...

Muito engraçado, o que se descobre através do lixo.

Beijinho e bom Domingo

Cris dijo...

Manuela, el marido de una "amiga" se jactaba de que con la comida que ellos tiraban a la basura se alimentarían un par de familias más. El derroche y el consumismo son males que deben ser erradicados.
Besos

Cris dijo...

Tuqui, es indudable que los protagonistas del cuento curiosearon por demás, pero convengamos que el resultado bien valió el hurgueteo.
Besitos

Cris dijo...

Maria Jesús, claro que se te conoce y se deduce que amas a la naturaleza y como dice Manuela cuidás el medio ambiente. Yo hago atados con cartones, revistas y diarios y los pongo en la vereda, pasan los "cartoneros" que los levantan y venden en donde los reciclan.
Un beso!

Cris dijo...

Em@, gracias por la visita, por el comentario y por disfrutar de Veríssimo, cariños

Cris dijo...

Querida Iracema, gostei muito do seu blog, seja bem-vinda e obrigada pela sua visita.
Beijo!

Cris dijo...

Pluma Roja, siempre sos bienvenida, un fuerte abrazo y buena semana también para vos!

Cris dijo...

Rafael, el asunto es no consumir lo que no necesitamos, la basura es un problema muy preucupante y el consumo excesivo lo agrava cada vez más.
Conciencia y acción en consecuencia es lo que falta, pero lo que hagamos individualmente ya no alcanza.
Un fuerte abrazo.

Cris dijo...

Patricia, gracias por pasar y dejarme tus palabras, un beso, buena semana!

Cris dijo...

Luisa, qué bonita en el nuevo avatar!
Sí, a mi me gustó muchísimo el cuento, por eso lo quise compartir. Beijo!

Mari dijo...

Hola Cristina! Ya soy su seguidora :)
Me gusta mucho Veríssimo. La frase final, "En tu basura o en la mía?",sensacional!

Gracias por visitarme! Estoy estudiando Español y su blog será muy bueno para praticar.

Besitos

Juanjo dijo...

El cuento es muy bueno.....puedo utilizarlo perfectamente para clase de Logica
Ademas es totalmente cierto que nuestra basura dice muchas cosas de nosotros
besos

MAMÉ VALDÉS dijo...

Un saludo desde "Tomara que tu viera..." volveré

Abuela Ciber dijo...

Estupendo.!!!

Nuestro diario vivir y a veces el pasado se nos va en las bolsitas!!!

Cariños

Cris dijo...

Gracia Juanjo, la basura es un tema a tratar no sólo como promotora de acercamientos, cariños

Cris dijo...

Mari, estoy muy contenta con tu visita,este blog te espera siempre, beijo!

Cris dijo...

Mamé Valdés te agradezco la visita, besos

Cris dijo...

Abuela Ciber, flor de rastros dejamos en nuestra basura, besos!

Ivana dijo...

Me gustó mucho el cuento, muy ingenioso y entretenido, besos.

Rita dijo...

Hola Cris, estoy encantada de conocerte, vengo a agradecerte tu visita a mi blog, gracias por seguirme, estoy curioseando el tuyo y me gusta mucho, genial éste Luis Fernando que yo no conocía, se llama igual que mi hijo, me ha gustado mucho el post de la Avenida de Mayo que ya leeré con más detenimiento porque ahora voy con prisas, Buenos Aires es mi asignatura pendiente, algún día iré, no quisiera morirme sin hacerlo.
Seguiremos en contacto, un abrazo

deny dijo...

Cris, puoi scrivermi tranquillamente in spagnolo, perchè la parlo, lo leggo ma non so scrivere. Ho imparato in Venezuela durante 5 anni di permanenza, per lavoro, ma non ho studiato!Sono felice di braindare con te ai 300 fans e sono felice di essere la n° 300.Buna giornata deny

Liova dijo...

Hola Cris!!!! Buenísima esta entrada y aunque escrita en broma encierra muchas verdades porque es cierto que si nos dedicamos a mirar la basura del vecino podemos sacar este tipo de conclusiones y más. GENIAL, GENIAL. BESITOS Y SALUDITOS DESDE ESPAÑA.

apm dijo...

!Ay Cris, fíjate la de cosas que pueden averiguarse mirando la basura!, la verdad es que el cuento es superchulo, verdaderamente genial, muy pero que muy molón... y, tiene su moraleja: la basura puede que sea caca pero, al fin y a la postre, une, y, después de todo, la unión es lo importante ¿no?.

Un besote enormísimooooo

Steki dijo...

Hola, Cris! Gracias por visitar mi blog. Vos sabés que yo sabía que se hacían estudios a través de la basura de las personas. Qué curioso no? Pero es cierto. Cuántas intimidades se pueden descubir también. Me gustó mucho tu post.
Un beso,
STEKI.

Cassiopeia dijo...

WOW!
Esta "basura" casi me hace llorar. Es uno de los más hermosos cuentos de encuentros de amor.
Cuanta soledad esperando compañía!

Besitos desmadrados

http://demadre-cassiopeia.blogspot.com/

que no A Cualquiera le suceden

http://acualquieralesucede.blogspot.com/

Dirty Clothes dijo...

La de cosas que se pueden saber de uno por la basura, me ha gustado mucho el relato...

dirty saludos¡¡¡¡¡

Meulen dijo...

Saludos Cris
primera cosa agradecer tu paso por mi blog, muchas gracias por eso y tu comentario...
Después , créeme me voy muy complacida y con ganas de seguir conociendo estos escritos, una manera genial de dar a conocer a los insignes escritores que dejan gran enseñanza en el arte de trascender por la palabra y de ser los que efectivamente entregan al mundo la sabiduría de la mirada en la vida a través de situaciones cotidianas como esta donde a la par que descubrimos mundos ajenos, vamos haciendo ej ejercicio de redescubrirnos nosotros mismos...

¡Felicitaciones!

Isabel Estercita Lew dijo...

Muy bueno el Veríssimo, y los vecinos se hacían el mapa basural e acabaram namorando.
Si bien el relato lo publicó hace tiempo, noté que ninguno de los dos separaba la basura, gran detalle :)
Teu blog é um luxo!

Estercita

Cris dijo...

Rita, muchas gracias por tu comentario, nos seguimos visitando, cariños.

Cris dijo...

Deny , es un alivio para mí que entiendas el español, asínospodemos seguir leyendo y comentando, gracias por pasar por mi blog, besos.

Cris dijo...

Liova, me alegra que te haya gustado, para mí es un cuento excelente, por eso lo quise compartir, cariños!

Cris dijo...

apm, de acuerdo totalmente, la unión, el compartir con otro, el estar bien acompañado, es lo importante, gracias por tu visita, besos.

Cris dijo...

Steki, gracias por tus palabras, que tengas un buen comienzo de semana, nos seguimos viedo, besos.

Cris dijo...

Cassiopeia, un placer encontrarte en mi blog. Buena semana, cariños!

Cris dijo...

Dirty Clothes, qué encontraríamos en la basura de la familia Rufianes?, besitos

Cris dijo...

Meulen, me diste una gran alegría al dejar tu paso por mi blog, seguimos en contacto, besos.

Cris dijo...

Isabel Estercita Lew,lamentablemente todavía no se separa la basura en forma masiva como debería ser. Donde yo vivo, el Municipio todavía no implementó los contenedores diferenciando el tipo de basura, los contribuyentes comprometidos con el problema ambiental, hacemos lo que podemos. Que tengas una buena semana, besos.